Marcas
Tres preguntas necesarias que debe hacerse toda marca en 2020
En estos tiempos turbulentos las compañías se enfrentan a un desafío gigante: tener que reaccionar ante circunstancias cambiantes a un ritmo acelerado. Por este motivo, vemos como empresas, organizaciones y c-suites están preguntándose acerca de sus propósitos para encontrar historias y palabras que se adecúen a este nuevo contexto y convertirlas en acciones que les permitan acercarse a sus comunidades.
Durante años, las marcas han tratado de encontrar respuestas innovadoras para conectarse con su público. Sin embargo, a medida que la cultura evoluciona y la sociedad cambia, descubrimos que muchas marcas siguen haciendo las mismas preguntas y llegando a las mismas viejas respuestas. Durante este 2020, las marcas tienen por delante un escenario complejo, y antes que nada, deben escuchar, mirar hacia adentro, tomar acciones consistentes con sus creencias y luego comunicar sus intenciones a sus audiencias internas. Luego, deben comenzar a hacer preguntas.
Primera pregunta.
A menudo las marcas construyen sus vínculos relacionales mediante el principio de los valores compartidos. Estos logran construir una relación marca-cliente en torno a unos factores en común. Y para ello, comúnmente deben preguntarse "¿Dónde se alinean nuestros valores con los de nuestras audiencias?". Aunque esta sea una pregunta a la que no hay que quitarle importancia, hoy las marcas deben dar un paso más allá, deben preguntarse "¿Dónde difieren nuestros valores con nuestras audiencias?" Esto dará nuevas respuestas y abrirá nuevos territorios a explorar que puedan dar solución a algunos escenarios de esta nueva normalidad turbulenta y como vimos en posts anteriores generar mayor compromiso ético y responsabilidad social.
Segunda pregunta.
¿Cómo podemos ser más auténticos?. Muchas marcas han empezado a hacerse esta pregunta como inicio de su estrategia, persiguiendo este concepto como táctica cuando simplemente debería ser un resultado. Sencillamente debemos preguntarnos "¿Cómo podemos ser nosotros mismos más honestos?". La respuesta nos redirigirá a zonas donde no dudamos de nuestra honestidad, donde la marca trabajará de manera más auténtica y real y donde no deberemos fingir nuestro comportamiento por el deber hacia un mandatori táctico.

En el corazón de nuestras intenciones debe estar la cercanía humana, con la confianza y la empatía como piedras angulares.
Tercera pregunta.
Si buscamos en cualquier guía de marca nos encontraremos con la pregunta "¿Cuál es nuestra actitud?". Esto puede derivar tanto en un tipo de personalidad como en un distinguido tono de voz. Y claro está que es importante saber quién y cómo somos como marca, además de tener la confianza en nosotros mismos. Sin embargo, no podemos estancarnos solamente ahí. Esto nos centraliza demasiado en la marca y no en cómo nuestra voz realmente impacta en la cultura. En este aspecto, hay que construir entorno al "que debemos". Y para ello podemos hacernos la pregunta "¿Cuál es la cultura que debemos crear?". Esto habla menos de cómo te comunicas y más de cómo dejas el mundo después de ser escuchado.

Desde Folks Brand Consultants creemos que hoy las marcas deben provocar acciones que impacten en la cultura y mejoren la vida de las personas. Para ello, debemos saber escuchar, ser empáticos y entender que cada momento requiere de una pregunta diferente. Hacerse las preguntas correctas nos dará respuestas más eficaces que podrán transformar nuestro negocio y contribuir a estas demandas sociales.
Autor: Oscar Bodí
Imagen: Catherine Cordasco